Historia del carpaccio italiano

Historia del carpaccio italiano

  • Comentarios de la entrada:Sin comentarios

Todos hemos probado alguna vez el carpaccio italiano. Uno de los platos más típicos del país a base de carne cruda y con un curioso origen que se remonta a tan solo la segunda mitad del siglo XX. Vamos a hacer un breve repaso por su historia.

Qué es el carpaccio italiano

El carpaccio es un plato a base de carne cruda, de pescado o carne, puede ser desde carne de ternera, atún o salmón hasta avestruz, nutria o venado.

Esta carne se corta en lonchas extremadamente finas y se adereza con aceite de oliva virgen extra, limón, pimienta, queso parmesano o granna padano y más ingredientes como los piñones, las nueces o el tomate rallado, entre otros.

Piccola Stanza: qué es el carpaccio italiano

Y es que ciertamente, no hay una única receta sino que la creatividad y los gustos también cuentan. También existen carpaccios para vegetarianos que sustituyen la carne por champiñones, setas, calabacín, aguacate, tomate, remolacha, alcachofas etc.

El carpaccio es un plato ideal para servir como entrante antes de empezar con los platos principales o para todos aquellos que quieran una cena ligera, pero llena de sabor y nutrientes.

Si no queremos cocinar, podemos preparar un estupendo carpaccio en un par de minutos y pedir una pizza a domicilio en León . Junto con una buena copa de vino no necesitaremos más para disfrutar de un almuerzo o una cena estupendos. También es perfecto para personas que quieren dejar un poco de lado los fritos, rebozados y buscan un plato atractivo, pero más saludable.

Asimismo, gracias a su bonita presentación es un plato que deberían aprender los amantes de la cocina, que aún siendo inexpertos en ella, quieran sorprender a unos invitados algo exigentes. Y es que es muy sencillo y rápido de preparar. Solo necesita de un poco de maestría para cortar la carne lo más fina posible y poco más.

Origen del carpaccio italiano

Muchos pueden pensar que el carpaccio es un plato muy antiguo y no es así. De hecho, su origen es bastante reciente. Fue Giuseppe Cipriani del Harry’s Bar de Venecia al que se le ocurrió la idea del carpaccio allá por el año 1950. En ese momento la carne se presentaba cruda y aderezada con aceite de oliva y limón, trufa blanca o parmesano. Desde entonces hasta ahora, mucho ha llovido y hay tantos carpaccios como cocineros.

Pero siguiendo con la historia, hay que decir que parece ser que el plato surgió porque la condesa Amalia Nani Mocenigo, a la que el médico le había prescrito que comiera carne cruda, le pidió a su amigo Giuseppe que le preparara este plato.

¿Y cómo surgió el nombre? Curiosamente el nombre se le debe al pintor Vittore Carpaccio, por la similitud del color de sus obras, en las que predominaba el rojo y el amarillo, con el color del plato italiano.

Muchas personas pueden confundir el carpaccio con el steak tartare porque presentan ciertas similitudes aunque, también tienen algunas cosas en común. Ambos son platos a base de carne cruda; pero mientras, el carpaccio lleva la carne cortada en finos filetes, el tartar la lleva picada y puede incluir entre sus ingredientes el huevo crudo.

Piccola Stanza: origen del carpaccio italiano

¿Qué hay que tener en cuenta a la hora de comer este plato? Es importante usar carne de primera calidad y en perfectas condiciones y comer el plato recién hecho para evitar intoxicaciones. Si se opta por hacerlo en un restaurante, hacerlo en uno de confianza.

Deja una respuesta